Tel:02657 - 422175 / 438412
Profesor Ricardo D´agnillo 92, Villa Mercedes (San Luis) - Argentina

Mentalidad ganadora: cómo entrenar el cerebro para tener éxito.

Mentalidad ganadora: cómo entrenar el cerebro para tener éxito.

Algunos creen que el éxito depende de sus capacidades y personalidad innatas. Pero los verdaderos triunfadores son aquellos que adquieren conocimientos, experiencias y fortaleza interna.

mentalidad ganadora

Según la doctora Carol Dweck, profesora de Psicología en la Universidad de Stanford, y una de las más reconocidas investigadoras del comportamiento humano, hay dos tipos de mentalidades: fija y de crecimiento.

La mentalidad fija está determinada por paradigmas estancos que no apoyan la evolución del individuo porque lo llevan a generar conflictos permanentemente ya que se basan en esquemas de pensamiento arcaicos y formas de ser que no se condicen con lo que la persona quiere conseguir. En consecuencia, obtiene resultados pobres y muy distantes de lo que anhela.

En cambio, la mentalidad de crecimiento está orientada a apoyar la evolución, a la curiosidad, a la búsqueda de soluciones y alternativas, a proyectar una sensación de futuro grandioso empezando por el hoy, a no dejarse cegar por los puntos de vista que obstruyen la capacidad de mirar más ampliamente el mundo y a abrirse a lo nuevo.

¿Cuál es tu mentalidad?

Para Dweck, es posible diferenciar una mentalidad fija de una de crecimiento según las concepciones que cada persona tiene del mundo, de su experiencia y, sobre todo, de cómo las ha resignificado. Por un lado, algunos creen que el éxito que tienen se basa en sus capacidades innatas (las que traen desde que nacieron). Pero para otros su personal éxito se basa en el trabajo, la formación y la fortaleza interna.

Quien tiene una mente fija, vive el fracaso de forma totalmente negativa: se desanima y pierde todo interés por volver a intentarlo. Ocurre exactamente lo opuesto en quien tiene mentalidad de crecimiento: se coloca en el lugar del aprendiz y sabe que esa experiencia es parte del camino que lo llevará al éxito en lo que se proponga.

La doctora Dweck expresa que "con una mentalidad fija, las personas creen que sus habilidades básicas, su inteligencia y su talento, son sólo rasgos de su personalidad. Piensan que poseen una cierta capacidad y que eso es inamovible. Con una mentalidad de crecimiento, en cambio, entienden que sus talentos y habilidades se pueden desarrollar a través del esfuerzo, la enseñanza y la persistencia. No piensan que todo el mundo sea igual, ni que cualquier persona pueden ser Einstein, pero creen que cualquiera puede ser más inteligente si trabaja en ello".

¿Cómo entrenar la mentalidad de crecimiento?

1 - Descubrí tu pasión y seguila.

Muchas personas con mente fija hacen lo que dicta la mayoría; en cambio, para crecer, se necesita conectar con tu capacidad interna.

2 - Entrenate en los momentos difíciles

En vez de quedarte estancado y quejándote (propio de la mente fija), asumí las situaciones como un reto a superar. Esto es: te caés, te levantás, te sacudís los raspones y seguís adelante.

3 - Mantené el pensamiento en tu meta más constructiva

Para generar la co-creación de los trazos relevantes, necesitás que tu mente sea optimista permanentemente; así generarás una energía que te ayudará a concretar los objetivos por difíciles que parezcan al principio.

4 - Practicá la disciplina

Empezando por lo cotidiano y más sencillo, avanzá en disciplinarte en todo momento y lugar. Con el tiempo habrás dejado de lado las postergaciones, la queja y cualquier otro comportamiento contrario a tu mentalidad de crecimiento.

5 - Enfocate en lo esencial a resolver

Cada problema es una oportunidad de aprender algo. Las personas de mente fija se obsesionan en la palabra “problema”, por eso gastan una enorme cantidad de energía en cada situación conflictiva que se presenta. Las de mente de crecimiento observan, se distancian, sacan algunas conclusiones y eligen un camino superador que llevan a la práctica de inmediato. No agregan emoción más allá de lo necesario.